You are here: Home » Historias » Sacrificio » La Tempestad

La Tempestad

“Un hombre sencillo viví­a en la costa. No habí­a nada que le gustaba más que navegar. Cada minuto libre lo aprovechaba para salir al mar. Tení­a buenos conocimientos acerca de viento y tiempo, nudos y pesca. Un dí­a llevó consigo a su hijo de 10 años y a su amigo de la misma edad a navegar. Habiendo un tiempo fantástico salieron al mar. Repentinamente se alzó un fuerte temporal, embistiendo violentamente contra el velero. Lejos de la salvadora costa la embarcación comenzó a hundirse y el hombre y los dos niños cayeron al mar. Lo único que el hombre pudo llevar consigo fue una cuerda. Una ola lo llevó hacia una boya, donde logró sostenerse. A cierta distancia los niños iban a la deriva. Pero él con la cuerda solamente podí­a salvar a uno de ellos. í‰l sabí­a que su hijo conocí­a a Jesucristo y lo amaba. También sabí­a que el amigo de su hijo no era cristiano. Que harí­a? Un terrible dolor debí­a de haberle roto el corazón. Le gritó a su hijo: ‘Te amo’ y le arrojó la cuerda a su amigo, quién fue salvado. El cadáver de su hijo jamás fue hallado.

Eso lo ha hecho Dios por nosotros, Él nos ha arrojado la cuerda, para salvarnos, y ha dejado morir a Su Hijo en nuestro lugar.”



Agrega un Comentario

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *