Categoría: Avaricia

Muerte por Ambición

Tolstoy cuenta de un agricultor que tenía el deseo incesante de poseer más tierras. Finalmente oyó acerca de tierra muy barata en el territorio de […]

El Centavo

Un niñito que jugaba un dí­a con un jarrón muy valioso metió su mano dentro y no pudo sacarla. Su padre también trató lo mejor que pudo, pero en vano. Estaban pensando ya en romper el jarrón cuando el padre dijo:

-Ahora, hijo mí­o, tratemos una vez más. Abre tu mano y estira tus dedos como me ves, y entonces sácala.

El Pescador Y El Banquero

Un banquero de inversión estaba en el muelle de un pueblito costeño cuando llego un botecito con un solo pescador. Dentro del bote habí­an varios atunes amarillos de buen tamaño. El banquero elogió al pescador por la calidad del pescado y le preguntó cuánto tiempo le habí­a tomado pescarlos.

El Rey, el Mendigo y la Limosna

Caminaba un mendigo por un camino pedregoso, descalzo, harapiento, con su alforja al hombro. Traí­a el alma muy triste, los ojos bajos, hundidos, maldecí­a su suerte.

¿A Donde va tu dinero?

Este era un billete de $20 dólares y otro de $1 dólar que se encontraban en una bolsa de banco en el edificio de la Reserva Federal en el centro de la ciudad. Mientras se encontraban lado a lado, el billete de un $1 le preguntó a su compañero:

-"Oye, amigo, ¿dónde has estado? No te he visto en mucho tiempo."

El de $20 respondió:

Angeles Viajeros

Dos Angeles viajeros se pararon para pasar la noche en el hogar de una familia muy adinerada. La familia era ruda y no quiso permitirles a los Angeles que se quedaran en la habitación de huéspedes de la mansión. En vez de ser así­, a los Angeles les dieron un espacio pequeño en el frí­o sótano de la casa.

Scroll To Top