Categoría: Amor

Adopción

El catorce de Noviembre de 1973, la princesa Ana Elisabeth Alicia Luisa se casó con el capitán Marco Antonio Pedro Felipe en la histórica abadía de Westminster en Londres. A pesar de que el capitán Felipe nació en un hogar común, llegó a ser un miembro pleno de la familia real. Él permanecía ahora en una nueva relación, el pasado fue puesto a un lado. Muchos probablemente se rieron mientras le escuchaban pronunciar que la dotaba con todos sus bienes materiales.

El idioma de los Ojos

Hay una palabra que parece resumir la esencia del universo, del alma humana, de la vida misma y… del corazón de Dios. Esa palabra breve en todos los idiomas del mundo es: Amor.

El amor es la fuerza que mueve la rueda de la existencia, es el perfume de la vida, el bálsamo de todas las heridas, la savia generosa de la auténtica felicidad. No se equivocaba Quevedo cuando decía: “El amor es la última filosofía de la tierra y del cielo”.

Los bigotes del tigre

Una mujer joven llamada Yun Ok fue un día a la casa de un ermitaño de la montaña en busca de ayuda. El ermitaño era un sabio de gran renombre, hacedor de ensalmos y pociones mágicas.

Cuando Yun Ok entró en su casa, el ermitaño, sin levantar los ojos de la chimenea que estaba mirando dijo:

– ¿Por qué viniste?

Yun Ok respondió:

– Oh, Sabio Famoso, ¡estoy desesperada! ¡Hazme una poción!

¿Amas a Jesús?

Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos.  Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas. Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?

Cosas de Valor

Se dice que un joven le decía a un ministro evangélico que él creería en Dios
cuando pudiera verlo. El ministro le preguntó:

— ¿Joven, usted cree que su madre lo ama? El joven respondió:

— Yo no solamente creo, sino que yo sé que me ama. Entonces el ministro le preguntó si él podía ver el amor de su madre, si podía pesarlo, o medirlo. El joven contestó:

Perro con dos patas

La Gracia de Dios

Cuando una persona trabaja ocho horas al día y recibe un pago justo por su tiempo, eso se llama salario.

Cuando una persona compite con otra y recibe un trofeo por su desempeño, eso es un premio.

Flores Amarillas

Cierto dí­a caminado en un parque cercano a casa, observé que entre los muchos árboles del lugar habí­a uno que llamó mi atención, éste tení­a unas pequeñas flores amarillas, pero lo curioso era que en el piso se dibujaba la copa del árbol con flores amarillas un poco mas grandes, estas eran las flores que habí­an caí­do del árbol.

El Arte de Amar

Erich Fromm en su libro "El Arte de Amar" habla de una diferencia entre enamoramiento y amor. Nos enamoramos cuando conocemos a alguien por quien nos sentimos atraí­dos. Y dejamos caer frente a él o ella las barreras que nos separan de los demás.

Cuando compartimos con esa persona nuestros sentimientos y pensamientos más í­ntimos, tenemos la sensación de que, por fin, hicimos una conexión con alguien. Este sentimiento nos produce gran placer.

El Perro Fiel

En San Juan, Puerto Rico, en la entrada del mar Atlántico a la bahí­a, existe un arrecife natural donde una pared de piedras rompe las grandes olas que vienen contra la playa. Existe allí­ una formación rocosa en forma de un perro sentado en sus patas traseras que mira hacia el mar. Cuenta una leyenda que ese perro perteneció a un pescador que salió a pescar y lo dejo esperando en la playa. Su amo nunca volvió, pero como perro al fin, sigue siendo fiel y está esperando que su amo vuelva.

Una Sonrisa de Terapia

Visitando una leproserí­a en una isla del Pací­fico me sorprendió que, entre tantos rostros muertos y apagados, hubiera alguien que habí­a conservado unos ojos claros y luminosos que aún sabí­an sonreí­r y que siempre decí­a «gracias» cuando le ofrecí­an algo. Entre tantos «cadáveres» ambulantes, sólo aquel hombre se conservaba humano.

Marcando la diferencia

Hace años un profesor de la Universidad John Hopkin asignó a un grupo de estudiantes graduandos la siguiente tarea: vayan a los tugurios. Tomen a 200 muchachos entre las edades de 12 y 16 e investiguen su trasfondo y ambiente. Luego predigan sus oportunidades para el futuro.

Los estudiantes, tras consultar las estadí­sticas sociales, hablar con los muchachos y compilar mucha data, concluyeron que el 90 % de ellos pasarí­an algún tiempo en prisión.

Scroll To Top